A las 19:00 horas del domingo 13 de noviembre terminaba una prueba que había partido hace exactamente 24 horas en la pista del Colegio Sagrados Corazones de Manquehue, hablamos de las 24 Horas en Pista que organizó Olimpo Producciones. Sí, es una carrera tan dura como suena, 24 horas de correr, caminar, desplazarse a la velocidad que tus piernas te lo permitan. El reglamento permite hacerlo de manera individual o en equipos de dos personas, ya sean del mismo sexo o mixto. La estrategia corre por cada participante, definir la velocidad, las pausas para hidratación o comer, ir al baño, darte una ducha en las instalaciones del colegio, tomar un masaje, saludar al público que viene a verte, ver la pantalla en la cual salían en tiempo real las vueltas y kilometraje de cada corredor, etc, etc.

Efectivamente es una carrera tan dura como suena, pero es tan dura como entretenida. Dada su naturaleza, en esta competencia se dan muchas situaciones que no se viven en otro tipo de carreras. Los corredores siempre están a la vista del público, y si hay algo que sabemos los corredores es la importancia del aliento cuando las fuerzas flaquean, Pues bien, en esta carrera puedes recibir ese aliento en cada giro a la pista, en cada esquina, en cada grito, en cada saludo, en cada mirada.

Es tan dura como suena, pero un equipo médico, comandados por Rodrigo Venegas y con la experiencia de Ruben Aranda, estuvo a cargo de la vigilancia de los corredores. Todos los corredores antes de la partida debieron pesarse para así ser evaluados durante la carrera. Si las condiciones no estaban dadas el corredor debía detenerse y hacer lo que el médico ordenaba. Seguridad ante todo.

La hidratación en esta oportunidad estuvo a cargo de Isoride con isotónico y agua, vitales para una carrera de tan largo aliento.

Los ganadores de esta edición resultaron ser Marcelo Fuentes en varones con 207,95 kms, Nahila Hernandez en mujeres con 170,70 kms y en duplas el equipo de Runners Cristianos conformado por Alvaro Caruz y Sebastian Llanca. Pero lo que quedará en el recuerdo de esta nueva edición de las 24 Horas en Pista no será que Marcelo Fuentes volvió a ganar por cuarta vez esta competencia, sino cómo lo hizo. Lo hizo sabiendo que vendrían dos corredores de peso a intentar poner fin a su reinado en esta carrera, el checo Slavomir Lindvai con un record de 241 kms y el argentino Ricardo Umanti con un record de 203 kms. Lo hizo además con su mejor marca en este tipo de carrera, superando sus 183,55 kms del año 2013, lo hizo con una comodidad que vista de afuera de la pista sorprendía y, lo mejor de todo, lo hizo con una sonrisa en su boca.

Para el recuerdo quedará el esfuerzo de Nahila Hernandez al conseguir los 170,70 kms que le permiten preclasificar al Spartathlon 2017, para el recuerdo quedará que lo hizo sobre una pista de recortán, tal vez su superficie menos transitada y sin lugar a dudas su menos favorita.

Para el recuerdo quedará la revalidación del título conseguido el 2016 del equipo de los Runners Cristianos y como lograron superar por 2,45 kms su marca anterior. O el tremendo esfuerzo de un corredor cuya capacidad atlética solo es superada por su humildad y que con una excelente marca de 200,65 kms terminó segundo, hablamos por supuesto de Juan Encina.

Tampoco nos podemos olvidar de América Ramirez quien con tremendo esfuerzo y determinación terminó en segundo lugar con 163,20 kms, su mejor marca en esta carrera y a quien deseamos una pronta recuperación. O la humildad de Jaime Hume para reconocer en la pista el esfuerzo de Juan Encina. En fin, la dedicación y ganas de cada corredor que con pasión hicieron que estas 24 Horas en Pista sean inolvidables. ¡Nuestras felicitaciones a todos ustedes! 

¡Comparte!