• La destacada triatleta quiso comenzar el 2018 de la forma más desafiante y culminó su propósito exitosamente, recorriendo el país en tan solo dos semanas.

Acompañada de un cálido día en Punta Arenas, donde nadó las frías aguas frente al monumento Goleta Ancud y recorrió la carretera hasta el Fuerte Bulnes, Valentina Carvallo dio por finalizada una de las carreras más significativas de su vida.

Tras un año exitoso y el tercer lugar en el Ironman 70.3 Pucón del mes pasado, Valentina quiso romper sus esquemas y plantearse un nuevo desafío; cruzar las 39 Latitudes de nuestro país con 16 triatlones, por las 16 regiones y en tan solo 16 días.

Ya cumplida la meta, que la llevaron a recorrer icónicos lugares de Arica, Iquique, Antofagasta, Copiapó, Coquimbo, Valparaíso, Rancagua, Santiago, Talca, Ñuble, Concepción, Temuco, Valdivia, Puerto Varas, Coyhaique y Punta Arenas, Valentina asegura estar contenta con el resultado. “Con este desafío le demostramos a la gente y a las mujeres que todo lo que uno se propone se puede lograr. Hay que atreverse a tener sueños, a soñar diferente y ponerse objetivos. Todo depende de la cabeza. Hacer deporte me hace feliz y mientras yo esté feliz, transmito eso”. comenta.

Fueron más de mil kilómetros entre natación, bicicleta y trote que la llevaron a recorrer llevando su deporte a cada extremo de nuestro país. Durante la travesía, la acompañaron su esposo, hermanos e hijo, viajando y viviendo en un motorhome. Valentina se recuperaba con diversos masajes que le realizaba su equipo y con una dieta especializada que contempló bastantes proteínas y carbohidratos.

Hoy, su objetivo se centra en una completa recuperación de la competencia que significó mucha exigencia y provocó bastante cansancio. Es por eso, que se tomará tan solo cinco días de descanso, con nado y contrastes de frío y calor para un mejor post desempeño. Tras dicho período, Valentina se propuso estar al 100% para las prácticas de ciclo olímpico que la llevarán a Tokio 2020

¡Comparte!