Se subastan zapatillas Nike hechas a mano por Bill Bowerman. Todos los que corremos conocemos a Bill Bowerman, ya sea por su carrera de entrenador de atletismo, donde entrenó a 31 atletas olímpicos, 51 estadounidenses, 12 poseedores de récords estadounidenses, 22 campeones de la NCAA y 16 sub- 4 minutos de millares, o por ser parte esencial de la empresa estadounidense Nike, en donde innovó en lo que a diseño de calzado deportivo se refiere. Él mismo diseñaba las zapatillas que sus atletas de la Universidad de Oregon usaban para competir.

Es por eso que cobra especial valor que desde el miércoles 17 hasta el 26 de junio Sotheby’s subastará uno de los primeros ejemplares de zapatillas de Nike diseñadas y hechas a mano por Bowerman a principios de los años 70, y que se estima alcanzarán entre 130.000 y 150.000 dólares.

Estas zapatillas son uno de los pocos ejemplares que hay en el mundo y que Bowerman fabricó con suela reticulada y con tacos metálicos exclusivamente para John Mays, uno de los corredores de la Universidad de Oregon, para la que trabajaba el entrenador, y que desde entonces han estado en sus manos.

Se subastan zapatillas Nike hechas a mano por Bill Bowerman​El atleta de Oregon Phil Knight y Bill Bowerman fundaron en 1964 la compañía Blue Ribbon Sports, empresa que en 1971 renombraron como Nike. Las zapatillas a subasta fueron hechas en los 70 durante la época de Blue Ribbon Sports, pero después los modificó en 1974 con la clásica suela gofre -o waffle-, una de las principales innovaciones de Nike, por lo que las zapatillas suponen una representación de la formación de una de las marcas deportivas más importantes del mundo.

Junto con las zapatillas, el comprador también recibirá una carta en la que Bowerman indicaba a Mays qué tipo de ejercicios quería que hiciera para probar el modelo. «Yo le daba información sobre cómo se sentían los zapatos, si eran cómodos, si la suela era demasiado dura, si se rompían y dónde», explica Mays en un comunicado de Sotheby’s.

Las zapatillas mantienen los cordones originales, los 14 tacos de hierro que Bowerman dispuso con sus manos en cada par de zapatillas, y en el talón se puede leer «Mays» escrito por el propio Bill.