Treintañeras cambian el running por el ciclismo de ruta. La mayoría está en las tres décadas, se preocupan de llevar una vida sana, hacer deporte, pero estar encerradas en un gimnasio ya les aburrió. Se sumaron a la moda del running para entrenar al aire libre, pero querían sumar más kilómetros a su cuerpo, y el ciclismo de ruta les dio lo que necesitaban.

Si bien es un deporte mayoritariamente masculino, poco a poco las mujeres están marcando presencia y se les puede ver en grupo sobre sus bicicletas de alta gama, protegidas por su casco profesional y luciendo el maillot y culotte que exige esa disciplina deportiva. Bien equipadas.

«Las mujeres han aumentado bastante en el ciclismo y a diferencia de los hombres que son más competitivos y buscan rendimiento, ellas pedalean más por la experiencia y por un tema social, entrenan en grupo, comparten, lo pasan bien. No salen solas, por seguridad y porque se aburren. Muchas vienen de hacer otros deportes y la mayoría también opta por la bicicleta por un tema estético, por mejorar la figura y trabajar zonas específicas de su cuerpo», cuenta Andrés Barraza, coach oficial de Giro del Lago, la carrera de ciclismo de ruta más extensa y masiva de Chile, cuyo circuito bordea el Lago Llanquihue y donde las mujeres ya forman el 25% de los 1.400 inscritos.

«La musculatura que más trabaja es cuádriceps, glúteos, isquiotibiales y gemelos, además el ciclismo es más amable con las articulaciones. Las mujeres en general sufren mucho de debilitamiento muscular y problemas articulares, sobre todo en las caderas y espalda, desde los 35 años en adelante y justamente es el grupo de edad que se está metiendo en el ciclismo. Además, es un deporte caro y coincide en que, a esa edad, tanto hombres como mujeres, están más estable económicamente para invertir en una buena bicicleta e indumentaria deportiva», comenta el coach, quien ya prepara a féminas que el próximo 2 de noviembre pedalearán 80K y 168K en la carrera Giro del Lago.

La marca Taymory confirma la tendencia en alza del ciclismo femenino y ofrece distintas opciones para vestir a las féminas: prendas con telas inteligentes, antibacteriales, compresivas e hidrófugas (que evitan la humedad y filtraciones).

Treintañeras cambian el running por el ciclismo de ruta«La venta de ropa femenina de ciclismo ha experimentado un alza y, según un estudio que elaboramos, se trata de mujeres de entre 30 y 35 años que se saturaron del gimnasio y del running, y entraron al ciclismo motivadas por la pareja o amigos. Pedalean en grupo, son de armar panoramas en torno al ciclismo, hacer turismo. Tienen un perfil socioeconómico alto, les gusta lucir bien y, si bien la mayoría compra su indumentaria de gama elite profesional, terminan eligiéndola más por el diseño y estilo», explica Norberto Petit, Marketing Director de Taymory.

Viejas Cleteras

La comunidad más grande de ciclistas mujeres en Chile son las Viejas Cleteras, que suman 15 mil seguidores en Instagram. Se formó gracias a tres amigas que empezaron a pedalear y no querían salir a entrenar solas. Ahora hacen actividades y entrenan en masa.

«No nos fijamos en las bandas cardíacas, velocímetro, ni nada de eso, aquí lo único que sirve realmente son las ganas, por eso todas son bienvenidas, de todas las edades. Muchas pensarán que es un deporte individual, pero no, se transforma en un deporte grupal cuando sales a pedalear con tus amigas, te das ánimo y sin darte cuenta, llegaste a la cima. Queremos que las mujeres hagan igual o más deporte que los hombres y que haya referentes femeninos para impulsar a las niñas a hacer actividad física, no queremos que nunca nadie más pedalee sola, ya que hay varios estudios que dicen que 9 de cada 10 mujeres temen salir a correr solas», cuenta María José Vallejo, fundadora de las Viejas Cleteras, quien junto a varias amigas viajarán a Puerto Varas para repetir la experiencia de correr el Gran Fondo Giro del Lago y aprovechar las bondades turísticas de la zona.

¿Por qué el ciclismo? «Te entrega energía, condición física y te saca unos kilos de encima, pero más importante aún te permite llegar a lugares soñados y hacer amistades para toda la vida. En el ciclismo hay una mezcla entre pasión, cansancio, felicidad, sufrimiento y disfrute. Este mix es el porqué elegimos este deporte», explica Vallejo. Además de pedalear con seguridad, el look también es importante para las cleteras: «A la mayoría nos gusta combinar la bicicleta con la ropa, el casco, los guantes, calcetines, etc. Es un juego entretenido que nos hace sentir femeninas en todo momento y para qué hacernos las tontas, si nos gusta la moda. Pero hay que aprender a elegir las tallas correctas y renovar el casco cada año, y si me preguntas cuál es el peinado más cómodo, las dos trenzas para que el pelo no moleste en la cara y el casco quede bien puesto».