Muere Giuseppe Ottaviani, leyenda del atletismo master. Con 104 años de edad murió ayer domingo el italiano Giuseppe Ottaviani, atleta que hace solo dos años se colgó tres medallas de oro en Los Europeos de Madrid. El longevo atleta murió en Sant’Ippolito, región italiana de Las Marcas, mismo lugar que lo vio nacer un 20 de mayo de 1916.

Dentro de sus múltiples logros deportivos están más de 50 títulos italianos, más de 10 récords mundiales, entre salto, lanzamiento de jabalina, disco, velocidad, y 10 oros en los Mundiales Indoor de Budapest de 2014 en su age group de la categoría master.

Ganó su primer campeonato nacional en 1999. Después de cumplir los 95 años se convirtió en el primer atleta nonagenario en superar los 2 metros en el salto de longitud y los 4 en el triple.

«Para mí, el deporte es vida, el deporte es diversión, y la curiosidad me hace vivir», decía Ottaviani, que descubrió el deporte pasados los 70 años, después de haber sobrevivido a dos guerras mundiales. En la Segunda Guerra Mundial sirvió en la Fuerza Aérea Italiana antes de empezar a ejercer como sastre, empleo que lo acompañó hasta su jubilación. La vejez no fue para él una espera hacia la muerte, sino un camino lleno de retos. Además del descubrimiento del deporte, a los 94 aprendió a manejar una computadora, a los 97 se apuntó a la Universidad de la Tercera Edad en Fossombrone y hasta el año 2017 conducía 25 kilómetros hasta su centro de entrenamiento dos veces por semana.

«Fue uno extraordinario ejemplo de longevidad activa», destaca la Federación Italiana de Atletismo, «conquistando títulos y récords mundiales de categoría», según informa el Corriere della Sera. En marzo de 2018 Ottaviani tuvo el honor de encabezar el escalafón por edades en los Campeonatos de Europa Masters de Madrid.

Vivía en Sant’Ippolito, un pueblo de 1.600 habitantes de la Italia rural, en la provincia de Pesaro y Urbino. Casado con Alba Michelini y padre de tres hijos, Paul, Marzia y Matelda. Marzia ha heredado el amor de su padre por los deportes y es maratonista.

Giuseppe deja esta vida con pocos pendientes, aunque con un agujero difícil de llenar. ¿Dónde encontrar atletas mayores de 100 años para competir en los grandes campeonatos mundiales masters? Usualmente Ottaviani era el único atleta en competencia. Su vida puede haberse apagado, pero pasarán muchos años antes que caigan los cinco récords mundiales que aún posee en su categoría de edad. Con más de un siglo de vida, corría los 60 metros lisos en 17.52 segundos, saltaba 1.16m en longitud, 2.18m en triple salto en pista cubierta y 3.52m al aire libre y lanzaba 4.43m en peso.

«No soy el atleta más viejo, sino el menos joven de todos. Estoy mejor ahora que hace veinte o treinta años», bromeaba Giuseppe.