Fernanda Maciel sobre afrontar sus miedos y luchar contra el cambio climático. A Fernanda Maciel se le puede perdonar que nunca haya honrado el Matterhorn. Había vivido una tragedia personal en la montaña y temió quedarse ciega cuando sus ojos se cerraron congelados al escalarla.

Pero la ultracorredora brasileña volvió a abordarlo y le agregó el Gran Paradiso en tan solo un día a principios de este año.

Después de lograr esta hazaña, habló sobre su desafío más emocional, sus batallas por el medio ambiente y porqué la ex gimnasta Nadia Comaneci es su máxima heroína deportiva.

Recientemente abordaste el Matterhorn en un día después de haber alcanzado la cima del Gran Paradiso. ¿Qué tan fuerte fue ese desafío?

Para mí, el Matterhorn fue un desafío más emocional. Tienes que estar muy en forma y es técnico, pero estuvo bien. El desafío emocional fue el peor. Perdí amigos en la montaña y tuve que empezar a hacer terapia y trabajo psicológico relacionado al Matterhorn. Perdí a Gonzalo (su compañero de departamento), cenamos un día antes y yo me iba a una carrera en Austria. Llegué allí y un colega dijo que una gran piedra había caído y había matado a Gonzalo y a su cliente inglés. Eso tuvo un gran impacto en mí y no pude correr bien.

¿Y también has tenido tus propios traumas personales en el Matterhorn?

Sí, tuve un accidente cuando mis ojos se congelaron y pasé tres días en el hospital. No podía abrir los ojos y estuve sola durante tres días en cama. Estuve en el hospital y nadie hablaba inglés. Pero el segundo día pude hablar con una enfermera italiana y ella tomó mi móvil para llamar a una amiga y explicarle que yo estaba allí. Esa vez pensé que me estaba quedando ciega, el momento más aterrador de mi vida.

Entonces, ¿qué te hizo volver a intentarlo?

Es una montaña súper peligrosa pero tuve que regresar. Tres días antes de este proyecto intenté escalarlo para ver si podía hacerlo pero tuve que parar a los 4.500 metros por miedo y me puse a llorar. Todavía tenía miedos en mi mente y tuve que bajar. Pero decidí seguir adelante con el proyecto porque tenía que afrontar esta historia a pesar de que estaba 90% segura de que no podría escalar el Matterhorn. Era importante intentarlo, muy personal. En la cima, la liberación fue asombrosa: el mejor sentimiento de todos, esa libertad, ese maravilloso fluir.

Fernanda Maciel sobre afrontar sus miedos y luchar contra el cambio climático¡Supongo que ahora te mantendrás alejada de allí!

No volveré, ¡para nada! Estuve eligiendo entre el jueves y el viernes y elegí el jueves. El viernes, un helicóptero tuvo que rescatar a 20 alpinistas por un deslizamiento de tierra. Tuve mucha suerte en lo que es una montaña peligrosa. Hay tantas rocas caídas allí con el cambio climático.

El cambio climático me lleva a tu anterior carrera como abogada ambiental. ¿Qué implicó eso?

Yo era abogado ambiental cuando vivía en Brasil. Fue hace 15 años y estuve trabajando como abogado durante cinco años.

¿Extrañas esa línea de trabajo?

No lo extraño porque yo elegí dejar mi trabajo como abogado. Cuando trabajas para el estado y tu país, te das cuenta de que hay mucha política involucrada, muchas cosas burocráticas. Hoy puedo entender y aceptar algunas cosas, pero en ese momento no podía aceptarlo.

¿Pero el medio ambiente sigue estando muy cercano a tu corazón?

Desde que tenía 15 años, sabía que mi misión era proteger el medio ambiente. Amo la naturaleza y me siento como en casa en la montaña, por eso tengo tanto placer allí. Creo que es un mejor trabajo inspirar a la gente a que vaya a la montaña, más positivo que trabajar como antes. Es un desafío continuo, pero también tiene un punto social. Como proteger el invierno y mostrar que hay menos glaciares. Por ejemplo, Matterhorn, cada año es más peligroso porque tiene más grietas y más deslizamientos de tierra. Puedes ver el cambio climático sucediendo.

¿Tiene algún modelo a seguir?

Sí, Hilaree Nelson es una muy buena alpinista que me inspira. Y también Alex Honnold, el escalador porque él creó su fundación y yo lo apoyo. Creo que es muy interesante como deportista poder ayudar.

¿Tienes una inspiración deportiva y, de ser así, quién y por qué?

Nadia Comaneci fue una inspiración desde que era joven. Ella fue la única en obtener un 10 en gimnasia, era la única que tenía ese nivel de perfección. Y eso debe haber tomado mucho entrenamiento. En algunos deportes puedes entrenar y ser campeón pero, con la gimnasia, es una locura, hay mucho entrenamiento pero también habilidades. Ella, para mí, realmente había logrado el máximo de su potencial.

¿Cuál es tu proyecto soñado?

El proyecto de mis sueños es el Everest, pero eso significa mucho dinero. Espero poder hacerlo en el futuro. Realmente necesito adquirir más experiencia. El año que viene mi objetivo es correr 8.000 metros en alta montaña porque necesito tener esta experiencia de alta montaña y también conocer mi velocidad. A veces, correr puede estar bien cuando corres hasta los 6.000 m, corres hasta un punto y luego haces power hike.

¿Es cierto que solías correr a la escuela en lugar de tomar el autobús escolar, y fue ahí donde comenzó la ultra carrera?

Era más rápido correr que tomar el autobús, ¡y no quería pedirle dinero a mi papá para el autobús! Entonces, iba y volvía corriendo a mi casa. La casa está ubicada en colinas, por lo que subía y bajaba, era difícil, muy empinado. Todavía para mí ahora es difícil correr a la casa de mi madre ya que hay tres calles muy empinadas para mí. Pero sí, todo comenzó así.